Existen diferentes tipos de radiación terapéutica.

Rayos UVA: es una radiación que llega más profundamente pero de una forma menos potente, razón por la cual necesita de un medicamento fotosensibilizante (es decir, que potencie el efecto de la radiación UVA): el psoraleno (Psoraleno+UVA=PUVA).

En el caso de enfermedades de piel extensas, el psoraleno se administra en pastillas (según el peso), 2 horas antes de hacer la sesión, mientras que en erupciones localizadas (manos y pies) se administra en crema (o baño), unos 15 minutos antes.

Rayos UVB o UVB de banda estrecha: es una radiación más superficial pero suficientemente potente para no necesitar de ningún fármaco acompañante.

La fototerapia se utiliza en diferentes enfermedades dermatológicas inflamatorias (psoriasis, dermatitis atópica, vitíligo, entre otros) y neoplásicas (micosis fungoide). Generalmente está indicada en formas extensas en las cuales la aplicación de un tratamiento tópico es insuficiente.